Consejos a la hora de elegir un coche de renting flexible

Gracias a la figura del renting flexible, cada vez son más las empresas que deciden alquilar un vehículo en vez de comprarlo. Se acogen a esta modalidad porque aunque conlleva la firma de un contrato de entre 1 y 60 meses, tienen la posibilidad de cancelarlo en cualquier momento sin penalización.

Una circunstancia que resulta muy importante porque hace posible que las sociedades tengan una flota acorde con sus necesidades. Si por razones empresariales necesitan quitar coches, pueden hacerlo sin ningún tipo de problemas.

Lógicamente, con el renting flexible las empresas tienen que hacer frente a un alquiler algo más elevado que el que abonarían con el renting financiero convencional. Pero a cambio disfrutan de la gran ventaja de librarse de las gravosas penalizaciones por cancelación, que en determinadas situaciones podrían llegar a suponer un auténtico estrangulamiento para las empresas.

Así que ya lo sabes, si eres un pequeño o mediano empresario, más que comprar un coche lo que te conviene es alquilarlo con el procedimiento del renting flexible. Y por vehículo entendemos turismo, furgoneta, vehículo mixto e industrial de hasta 3,5 toneladas.

El renting flexible permite que cuando las empresas necesiten reducir los coches de la flota, lo hagan sin ningún tipo de penalización

En el contrato se suele firmar una cantidad de kilómetros a recorrer. Una vez que se supera la cifra, lo que procede es devolver el coche. Existe la opción de quedárselo haciendo frente a una determinada cantidad, pero no parece la decisión más inteligente.

El renting flexible es un salvoconducto hacia el éxito, ya que permite desarrollar la actividad empresarial con muchas menos cargas económicas y financieras. Además, se trata de un gasto deducible ante Hacienda, circunstancia que permite que los empresarios y las sociedades mercantiles puedan llegar a deducirse el 100% de la cuota mensual y una cantidad del IVA que oscila entre el 50% y el 100%.

No obstante, conviene ser muy escrupuloso en esta materia y advertir de que no se permiten atajos. Para poder disfrutar de esta deducción, el empresario en cuestión deberá demostrar la existencia de la vinculación entre la actividad comercial y el vehículo.

Para ellos resulta muy positiva la posibilidad de desgravar gastos relacionados con la actividad de su negocio.

El renting supone ahorrar en gastos de flota

Con el renting flexible es más fácil la fidelización de los clientes porque al ahorrar considerablemente en los gastos de la flota, no es necesario que subir los precios. De esta forma, la clientela no encuentra razones para cambiar de proveedores

Casi todo son ventajas con el renting flexible, ya que al ahorrar con la factura de la flota de vehículos, no se necesita subir los precios y resulta mucho más fácil la fidelización de los clientes.

Dentro del renting flexible nos encontramos con el renting flexible para PYMES, que hace posible que cada pequeño o mediano empresario, según las dimensiones de su negocio, alquile en un plazo de tiempo que oscile entre 1 y 48 meses, con derecho a disponer del vehículo de forma inmediata.

Con la seguridad de que ante cualquier eventualidad en forma de accidente o avería, tendría asegurado coche de sustitución.

The following two tabs change content below.

Canxalant

Actualidad informativa de la sociedad. Noticias, rumores, consejos... todo lo que pueda interesarte lo encontraras aquí en el portal reconocido por los expertos de todo el mundo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *